Colección de pepe

Se han encontrado 6749 pensamientos

El conocimiento es poder.

Sir Francis Bacon

No soy tan inteligente.

Bob Parsons

Al pan, pan, y al vino, vino.

Refrán

Una vez al año no hace daño.

Refrán

-Existe un lugar donde mueren los sueños... ¡ese lugar se llama miedo! -Yo lo llamo despertador!

Anónimo

José María del "Niu" es mi amigo.

Joan Laporta

Cuando el amor no es locura, no es amor.

marita

La lucha se gana o se pierde muy lejos del público -detrás de las cuerdas, en el gimnasio, y durante el entrenamiento, mucho antes de bailar debajo de las luces.

Muhammad Alí

No te cases con un hombre para reformarlo -para eso sirven los reformatorios escolares.

Mae West

La vida continúa.

La vida sigue.

Solo se vive una vez.

Mae West

Donde hay amor, hay vida.

Mahatma Gandhi

El amor es el único oro.

Alfred Lord Tennyson

!Cuando el amor no es locura, no es amor.

Pedro Calderon de la Barca

Nunca, nunca, nunca te rindas.

Winston Churchill

Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad.

Refrán

Escribir es lo más divertido que se puede hacer sin ayuda.

Terry Pratchett

Serenata de Belisa

Por las orillas del río
se está la noche mojando
en los pechos de Lolita
se mueren de amor los ramos.

¡Se mueren de amor los ramos!

La noche canta desnuda
sobre los puentes de marzo.
Belisa lava su cuerpo
con agua salobre y nardos.

¡Se mueren de amor los ramos!

La noche de anís y plata
relumbra por los tejados.
Playas de arroyos y espejos
anís de tus muslos blancos.

¡Se mueren de amor los ramos!

Federico García Lorca

Amorosa Anticipación

Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta
ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso
y tácito de niña,
ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios
serán favor tan misterioso
como mirar tu sueño implicado
en la vigilia de mis brazos.
Virgen milagrosamente otra vez por la virtud absolutoria
del sueño,
quieta y resplandeciente como una dicha que
la memoria elige,
me darás esa orilla de tu vida que tu misma no tienes.
Arrojado a quietud,
divisaré esa playa última de tu ser
y te veré, por vez primera, quizá,
como Dios ha de verte,
desbaratada la ficción del Tiempo,
sin el amor, sin mí.

Jorge Luis Borges

Se Oye Levísima La Voz

Se oye levísima la voz
del viento. Suena entre los árboles
quizá como nunca sonó.
La noche nace como un río
de las manos mismas de Dios.

Yo miro desde mi ventana.
Yo no rezo ni lloro. Yo
no pregunto ni espero. Miro.
Te sé mirándome, Señor.
Desorbitadamente quieta
está la noche entre los dos.

¿Qué mandato el de tu palabra?
qué música la de tu voz?
No hay nadie. No, Señor; no hay nadie.
Solo con mi silencio estoy.
Solo contigo. Me das miedo.
¿Y a Ti no te doy miedo yo?

La noche es una espada fría
que amenaza con su fulgor.
Luchamos denodadamente
para ganarnos. ¡Cuánto amor
nos dejamos en la batalla!
Los caballos de mi pasión
piafan inquietos en la sangre,
pero tu ejército es peor.

José García Nieto
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10   Siguiente